martes, 22 de octubre de 2019

Relaciones terapéuticas basadas en la evidencia (VIII): expresión emocional

Hoy toca una entrada un poco más breve de lo habitual (la falta de tiempo es lo que tiene), donde expongo los resultados sobre uno de los factores que aparecen por primera vez en el manual editado por John Norcross: la expresión emocional. 


 Expresión emocional


La expresión de determinadas emociones en momentos específicos del proceso terapéutico ha mostrado ser un factor muy importante que puede asociarse a buenos resultados en psicoterapia. Y esto es así aunque el método u orientación teórica de los psicólogos clínicos sea diferente; cada cual le dará una interpretación distinta en función de sus presupuestos teóricos de base: experiencia emocional correctiva, modelado, regulación emocional, modificación de esquemas… La cuestión es que es difícil imaginar una terapia eficaz en la que no se preste atención, en un momento dado, a las emociones implicadas en el trabajo que se realiza en sesión. Al fin y al cabo, “desde una perspectiva bioevolutiva, las emociones sirven a un propósito crucial para la supervivencia de las especies, proporcionando información sobre las situaciones que consideramos significativas a nivel personal. Esta información se usa para fomentar acciones al servicio del auto cuidado”.

Hay diferentes escalas que miden la expresión emocional en terapia, existiendo versiones españolas de la Escala de Afecto Positivo y Afecto Negativo (PANAS) de Watson y Clark y de la Escala de Alexitimia de Toronto (TAS-20) de Bagby y colaboradores.

Para analizar la influencia de este factor en terapia se han realizado cuatro meta-análisis:

  • Relación entre expresión emocional del terapeuta y resultados (13 estudios): encontrando una asociación significativa (tamaño del efecto mediano).

  • Relación entre expresión emocional del consultante y resultados (42 estudios): encontrando una asociación significativa (tamaño del efecto mediano-grande).
  • Relación entre expresión emocional del terapeuta y proceso terapéutico (seis estudios): encontrando una asociación significativa (tamaño del efecto mediano).

  • Relación entre expresión emocional del consultante y proceso terapéutico (20 estudios): encontrando una asociación significativa (tamaño del efecto mediano).

La suegerencias de cara a la formación de futuros profesionales de la psicología clínica tienen que ver con enseñarles a detectar la presencia (o ausencia) de las emociones de los consultantes, a quienes pueden ayudar a expresar, etiquetar y procesar aquellas en el contexto de la terapia. Conocer en profundidad los conocimientos científicos y teóricos sobre las emociones es también un aspecto clave, junto con aprender a utilizar de forma fiable alguno de los instrumentos de medida disponibles. Se aconseja, también, conocer modelos de terapia en los que la expresión emocional juega un papel importante. Como es habitual, aquí también se hace la recomendación de grabar sesiones en vídeo y revisarlas en supervisión.

Prácticas recomendadas:

  • Aprovechar las oportunidades que aparezcan para ayudar a las personas a expresar y procesar emociones relevantes para los objetivos de la terapia.
  • Evitar conductas que inhiben o dificultan la expresión emocional (criticar, interpretaciones dogmáticas, inflexibilidad, etc.).

  • No evitar mostrar emociones por parte del terapeuta.

  • Dirigir la atención de los consultantes hacia las señales de la presencia de alguna emoción, con el fin de facilitar su adecuado procesamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario